Nuevas recetas

10 razones para desayunar para cenar en su próxima cita

10 razones para desayunar para cenar en su próxima cita


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Tal vez sea la nostalgia de la infancia. Tal vez sea la pura novedad. Tal vez sea porque las tostadas francesas, el tocino, los huevos y las papas fritas caseras son demasiado deliciosos para consumir solo por la mañana. Sea lo que sea, el desayuno para la cena parece ocupar un lugar especial en los corazones de los amantes de la comida en todas partes. Sin mencionar que es una excelente cita.

Aquí hay 10 razones por las que debería considerar hacer su próxima experiencia gastronómica romántica un poco más de tocino y café y un poco menos de velas y vino tinto.

- Scott Alden, ¿Qué tal nosotros?

Enlaces relacionados:

• Cómo preparar el desayuno de la mañana siguiente

• La fecha del desayuno: 6 razones para probarlo

• El nuevo 50/50: cómo cobrar el cheque en 2011

• 6 cosas realmente poco atractivas que hacen las mujeres cuando están borrachas

• 8 cosas realmente poco atractivas que hacen los chicos cuando están borrachos


Nuestras 10 mejores recetas de 2015

La pasta con un ingrediente secreto y saludable, el pastel que puede sacudir el mal humor y los deliciosos desayunos en olla de cocción lenta fueron algunos de los platos más populares en Oprah.com este año. Descubra qué más hizo la lista.

Una pasta totalmente inesperada
Juraríamos que había crema espesa, o al menos una generosa cantidad de queso, en este plato de Corky Pollan (madre del escritor gastronómico Michael Pollan) y sus hijas Lori, Dana y Tracy. En realidad, sin embargo, la salsa espesa y rica obtiene su peso & # 8212 y mucha nutrición & # 8212 del aguacate. Los otros ingredientes son albahaca, ajo, limón y piñones, que le dan al plato un aire más mediterráneo que mexicano.

El brócoli y el pollo son dos ingredientes de cazuela hechos el uno para el otro; agregue un poco de vino blanco, crema y parmesano, y hay poco más que realmente necesita para hacer una comida deliciosa y satisfactoria. Los aspectos más destacados de esta receta sencilla: primero, requiere muslos de pollo, que tienen un sabor mucho más rico que las pechugas, segundo, incluye champiñones blancos frescos en rodajas gruesas (un paso adelante de la crema habitual de sopa de champiñones) y, finalmente, todo se cubre con panko. El pan rallado japonés ofrece la mejor manera de lograr una corteza crujiente.

Cuando Gastrónomo revista doblada, la editora en jefe Ruth Reichl se abrió camino a través de los altibajos de averiguar qué hacer a continuación. Ella llama a este pastel "un antídoto contra el veneno de la autocompasión", y tenemos que estar de acuerdo. Su riqueza proviene del cacao en polvo, el chocolate y el queso crema batido. Y aunque sin duda es delicioso sin importar su estado de ánimo, su suave sabor y aroma a chocolate son especialmente efectivos para cambiar un mal día.

Cubos suaves de baguette, huevos esponjosos, salchicha jugosa y queso derretido se unen en este riff de Crock-Pot en un sándwich de salchicha, huevo y queso. Esta receta también incluye pimiento rojo cortado en cubitos, que agrega una dulzura sutil y toques de color. Pero puede cambiar fácilmente los floretes de brócoli o las espinacas tiernas y usar el queso rallado que desee.

Este plato brillante y picante, del libro de cocina Hecho en Estados Unidos: una colección moderna de recetas clásicas, logra el equilibrio ideal entre lo inesperado y lo familiar. Incluye papas Yukon Gold (tienen cáscaras finas y suaves que no necesitan ser peladas), maíz, jamón cortado en cubitos y un aderezo de cebollino y limón con ajo. La receta tiene tanto sabor y peso que es prácticamente una comida en sí misma. Haga un lote doble, sírvalo en su próxima reunión (sus sabores complementan todo, desde salchichas hasta brochetas de pollo) y disfrute de las sobras durante días.

Foto: Steve Brown Photography / Photolibrary / Getty Images

No hay nada más fácil que esta cena de pollo probada & # 231al: esparza cebollas picadas en el fondo de la olla de cocción lenta, cubra con muslos de pollo con rodajas de limón y agregue aceitunas verdes sin hueso, una pizca de vinagre de vino blanco , algunas hierbas secas y caldo de pollo. En unas pocas horas, tendrá una cena sencilla pero abundante que va bien con casi cualquier acompañamiento.

Un huevo frito servido sobre una tortilla de maíz caliente y bañado en salsa es una manera deliciosa de comenzar el día (o incluso terminarlo). Esta versión de atajo, hecha en la olla de cocción lenta, es ligeramente diferente, los huevos son más parecidos a una tortilla, pero aún así son tremendamente sabrosos. Y hay aún más para amar de esta interpretación simplificada de huevos rancheros: puedes alimentar a una multitud de una vez, en lugar de freír huevos por encargo.

Los sabores de este abundante estofado de pollo están inspirados en una olla caliente tradicional china e incluyen hongos shiitake, ajo picado, polvo de cinco especias y una pizca de hojuelas de pimiento rojo, entre otros ingredientes. La adición sorpresa es un cuarto de taza de jarabe de arce oscuro, que agrega un agradable contrapunto a las especias.

No extrañará la harina en estas golosinas, que son un cruce entre una avena y una galleta con chispas de chocolate y resulta que no contienen gluten. Estas galletas son dulces y masticables, se basan en copos de avena para formar la base de la masa. Luego mezcla azúcar morena, bicarbonato de sodio, sal, chispas de chocolate, aceite y leche. Las galletas se hornean en solo seis minutos, pero el paso crucial es dejarlas en la bandeja para hornear durante 10 minutos después de sacarlas del horno, para que continúen cocinándose y endureciéndose hasta que tengan la consistencia perfecta.

Hacer tus propios dedos de pollo empanizados es muy fácil y ofrece resultados sorprendentemente excelentes. Puede usar carne de pechuga o muslo deshuesada y sin piel & # 8212 o simplemente tiras de pollo precortadas, que ya están en tiras de una pulgada de largo. El resto de los ingredientes hacen el trabajo por usted, la harina ayuda a que el huevo se adhiera a la carne y el huevo ayuda a que el pan rallado (use panko para un crujido máximo) se adhiera a la harina. Fríe los trozos ligeramente en aceite de oliva hasta que se doren y te sorprenderá lo rápido que has preparado una comida deliciosa y crujiente.


Nuestras 10 mejores recetas de 2015

La pasta con un ingrediente secreto y saludable, el pastel que puede sacudir el mal humor y los deliciosos desayunos en olla de cocción lenta fueron algunos de los platos más populares en Oprah.com este año. Descubra qué más hizo la lista.

Una pasta totalmente inesperada
Juraríamos que había crema espesa, o al menos una generosa cantidad de queso, en este plato de Corky Pollan (madre del escritor gastronómico Michael Pollan) y sus hijas Lori, Dana y Tracy. En realidad, sin embargo, la salsa espesa y rica obtiene su peso & # 8212 y mucha nutrición & # 8212 del aguacate. Los otros ingredientes son albahaca, ajo, limón y piñones, que le dan al plato un aire más mediterráneo que mexicano.

El brócoli y el pollo son dos ingredientes de cazuela hechos el uno para el otro; agregue un poco de vino blanco, crema y parmesano, y hay poco más que realmente necesita para hacer una comida deliciosa y satisfactoria. Los aspectos más destacados de esta receta sencilla: primero, requiere muslos de pollo, que tienen un sabor mucho más rico que las pechugas, segundo, incluye champiñones blancos frescos en rodajas gruesas (un paso adelante de la crema habitual de sopa de champiñones) y, finalmente, todo se cubre con panko. El pan rallado japonés ofrece la mejor manera de lograr una corteza crujiente.

Cuando Gastrónomo revista doblada, la editora en jefe Ruth Reichl se abrió camino a través de los altibajos de averiguar qué hacer a continuación. Ella llama a este pastel "un antídoto contra el veneno de la autocompasión", y tenemos que estar de acuerdo. Su riqueza proviene del cacao en polvo, el chocolate y el queso crema batido. Y aunque sin duda es delicioso sin importar su estado de ánimo, su suave sabor y aroma a chocolate son especialmente efectivos para cambiar un mal día.

Cubos suaves de baguette, huevos esponjosos, salchicha jugosa y queso derretido se unen en este riff de Crock-Pot en un sándwich de salchicha, huevo y queso. Esta receta también incluye pimiento rojo cortado en cubitos, que agrega una dulzura sutil y toques de color. Pero puede cambiar fácilmente los floretes de brócoli o las espinacas tiernas y usar el queso rallado que desee.

Este plato brillante y picante, del libro de cocina Hecho en Estados Unidos: una colección moderna de recetas clásicas, logra el equilibrio ideal entre lo inesperado y lo familiar. Incluye papas Yukon Gold (tienen cáscaras finas y suaves que no necesitan ser peladas), maíz, jamón cortado en cubitos y un aderezo de cebollino y limón con ajo. La receta tiene tanto sabor y peso que es prácticamente una comida en sí misma. Haga un lote doble, sírvalo en su próxima reunión (sus sabores complementan todo, desde salchichas hasta brochetas de pollo) y disfrute de las sobras durante días.

Foto: Steve Brown Photography / Photolibrary / Getty Images

No hay nada más fácil que esta cena de pollo probada & # 231al: esparza cebollas picadas en el fondo de la olla de cocción lenta, cubra con muslos de pollo con rodajas de limón y agregue aceitunas verdes sin hueso, una pizca de vinagre de vino blanco , algunas hierbas secas y caldo de pollo. En unas pocas horas, tendrá una cena sencilla pero abundante que va bien con casi cualquier acompañamiento.

Un huevo frito servido sobre una tortilla de maíz caliente y bañado en salsa es una manera deliciosa de comenzar el día (o incluso terminarlo). Esta versión de atajo, hecha en la olla de cocción lenta, es ligeramente diferente, los huevos son más parecidos a una tortilla, pero aún así son tremendamente sabrosos. Y hay aún más que amar de esta interpretación simplificada de huevos rancheros: puedes alimentar a una multitud de una sola vez, en lugar de freír huevos por encargo.

Los sabores de este abundante estofado de pollo están inspirados en una olla caliente tradicional china e incluyen hongos shiitake, ajo picado, polvo de cinco especias y una pizca de hojuelas de pimiento rojo, entre otros ingredientes. La adición sorpresa es un cuarto de taza de jarabe de arce oscuro, que agrega un agradable contrapunto a las especias.

No extrañará la harina en estas golosinas, que son un cruce entre una avena y una galleta con chispas de chocolate y resulta que no contienen gluten. Estas galletas son dulces y masticables, y se basan en copos de avena para formar la base de la masa. Luego mezcla azúcar morena, bicarbonato de sodio, sal, chispas de chocolate, aceite y leche. Las galletas se hornean en solo seis minutos, pero el paso crucial es dejarlas en la bandeja para hornear durante 10 minutos después de sacarlas del horno, para que continúen cocinándose y endureciéndose hasta que tengan la consistencia perfecta.

Hacer tus propios dedos de pollo empanizados es muy fácil y ofrece resultados sorprendentemente excelentes. Puede usar carne de pechuga o muslo deshuesada y sin piel & # 8212 o simplemente tiras de pollo precortadas, que ya están en tiras de una pulgada de largo. El resto de los ingredientes hacen el trabajo por usted, la harina ayuda a que el huevo se adhiera a la carne y el huevo ayuda a que el pan rallado (use panko para un crujido máximo) se adhiera a la harina. Fríe los trozos ligeramente en aceite de oliva hasta que se doren y te sorprenderá lo rápido que has preparado una comida deliciosa y crujiente.


Nuestras 10 mejores recetas de 2015

La pasta con un ingrediente secreto y saludable, el pastel que puede sacudir el mal humor y los deliciosos desayunos en olla de cocción lenta fueron algunos de los platos más populares en Oprah.com este año. Descubra qué más hizo la lista.

Una pasta totalmente inesperada
Juraríamos que había crema espesa, o al menos una generosa cantidad de queso, en este plato de Corky Pollan (madre del escritor gastronómico Michael Pollan) y sus hijas Lori, Dana y Tracy. En realidad, sin embargo, la salsa espesa y rica obtiene su peso & # 8212 y mucha nutrición & # 8212 del aguacate. Los otros ingredientes son albahaca, ajo, limón y piñones, que le dan al plato un aire más mediterráneo que mexicano.

El brócoli y el pollo son dos ingredientes de cazuela hechos el uno para el otro; agregue un poco de vino blanco, crema y parmesano, y hay poco más que realmente necesita para hacer una comida deliciosa y satisfactoria. Los aspectos más destacados de esta receta sencilla: primero, requiere muslos de pollo, que tienen un sabor mucho más rico que las pechugas, segundo, incluye champiñones blancos frescos en rodajas gruesas (un paso adelante de la crema habitual de sopa de champiñones) y, finalmente, todo se cubre con panko. El pan rallado japonés ofrece la mejor manera de lograr una corteza crujiente.

Cuando Gastrónomo Con la revista doblada, la editora en jefe Ruth Reichl se abrió camino a través de los altibajos de averiguar qué hacer a continuación. Ella llama a este pastel "un antídoto contra el veneno de la autocompasión", y tenemos que estar de acuerdo. Su riqueza proviene del cacao en polvo, el chocolate y el queso crema batido. Y aunque sin duda es delicioso sin importar su estado de ánimo, su suave sabor y aroma a chocolate son especialmente efectivos para cambiar un mal día.

Cubos suaves de baguette, huevos esponjosos, salchicha jugosa y queso derretido se unen en este riff de Crock-Pot en un sándwich de salchicha, huevo y queso. Esta receta también incluye pimiento rojo cortado en cubitos, que agrega una dulzura sutil y toques de color. Pero puede cambiar fácilmente los floretes de brócoli o las espinacas tiernas y usar el queso rallado que desee.

Este plato brillante y picante, del libro de cocina Hecho en Estados Unidos: una colección moderna de recetas clásicas, logra el equilibrio ideal entre lo inesperado y lo familiar. Incluye papas Yukon Gold (tienen cáscaras finas y suaves que no necesitan ser peladas), maíz, jamón cortado en cubitos y un aderezo de cebollino y limón con ajo. La receta tiene tanto sabor y peso que es prácticamente una comida en sí misma. Haga un lote doble, sírvalo en su próxima reunión (sus sabores complementan todo, desde salchichas hasta brochetas de pollo) y disfrute de las sobras durante días.

Foto: Steve Brown Photography / Photolibrary / Getty Images

No hay nada más fácil que esta cena de pollo probada & # 231al: esparza cebollas picadas en el fondo de la olla de cocción lenta, cubra con muslos de pollo con rodajas de limón y agregue aceitunas verdes sin hueso, una pizca de vinagre de vino blanco , algunas hierbas secas y caldo de pollo. En unas pocas horas, tendrá una cena sencilla pero abundante que va bien con casi cualquier acompañamiento.

Un huevo frito servido sobre una tortilla de maíz caliente y bañado en salsa es una manera deliciosa de comenzar el día (o incluso terminarlo). Esta versión de atajo, hecha en la olla de cocción lenta, es ligeramente diferente, los huevos son más parecidos a una tortilla, pero aún así son tremendamente sabrosos. Y hay aún más que amar de esta interpretación simplificada de huevos rancheros: puedes alimentar a una multitud de una sola vez, en lugar de freír huevos por encargo.

Los sabores de este abundante estofado de pollo están inspirados en una olla caliente tradicional china e incluyen hongos shiitake, ajo picado, polvo de cinco especias y una pizca de hojuelas de pimiento rojo, entre otros ingredientes. La adición sorpresa es un cuarto de taza de jarabe de arce oscuro, que agrega un agradable contrapunto a las especias.

No extrañará la harina en estas golosinas, que son un cruce entre una avena y una galleta con chispas de chocolate y resulta que no contienen gluten. Estas galletas son dulces y masticables, y se basan en copos de avena para formar la base de la masa. Luego mezcla azúcar morena, bicarbonato de sodio, sal, chispas de chocolate, aceite y leche. Las galletas se hornean en solo seis minutos, pero el paso crucial es dejarlas en la bandeja para hornear durante 10 minutos después de sacarlas del horno, para que continúen cocinándose y endureciéndose hasta que tengan la consistencia perfecta.

Hacer tus propias alitas de pollo empanizadas es muy fácil y ofrece resultados sorprendentemente excelentes. Puede usar carne de pechuga o muslo deshuesada y sin piel & # 8212 o simplemente filetes de pollo precortados, que ya están en tiras de una pulgada de largo. El resto de los ingredientes hacen el trabajo por usted, la harina ayuda a que el huevo se adhiera a la carne y el huevo ayuda a que el pan rallado (use panko para un crujido máximo) se adhiera a la harina. Fríe los trozos ligeramente en aceite de oliva hasta que se doren y te sorprenderá lo rápido que has preparado una comida deliciosa y crujiente.


Nuestras 10 mejores recetas de 2015

La pasta con un ingrediente secreto y saludable, el pastel que puede sacudir el mal humor y los deliciosos desayunos en olla de cocción lenta fueron algunos de los platos más populares en Oprah.com este año. Descubra qué más hizo la lista.

Una pasta totalmente inesperada
Juraríamos que había crema espesa, o al menos una generosa cantidad de queso, en este plato de Corky Pollan (madre del escritor gastronómico Michael Pollan) y sus hijas Lori, Dana y Tracy. En realidad, sin embargo, la salsa espesa y rica obtiene su peso & # 8212 y mucha nutrición & # 8212 del aguacate. Los otros ingredientes son albahaca, ajo, limón y piñones, que le dan al plato un aire más mediterráneo que mexicano.

El brócoli y el pollo son dos ingredientes de cazuela hechos el uno para el otro; agregue un poco de vino blanco, crema y parmesano, y hay poco más que realmente necesita para hacer una comida deliciosa y satisfactoria. Los aspectos más destacados de esta receta sencilla: primero, requiere muslos de pollo, que tienen un sabor mucho más rico que las pechugas, segundo, incluye champiñones blancos frescos en rodajas gruesas (un paso adelante de la crema habitual de sopa de champiñones) y, finalmente, todo se cubre con panko. El pan rallado japonés ofrece la mejor manera de lograr una corteza crujiente.

Cuando Gastrónomo Con la revista doblada, la editora en jefe Ruth Reichl se abrió camino a través de los altibajos de averiguar qué hacer a continuación. Ella llama a este pastel "un antídoto contra el veneno de la autocompasión", y tenemos que estar de acuerdo. Su riqueza proviene del cacao en polvo, el chocolate y el queso crema batido. Y aunque indudablemente es delicioso sin importar su estado de ánimo, su sabor y aroma suaves y súper chocolates son especialmente efectivos para cambiar un mal día.

Cubos suaves de baguette, huevos esponjosos, salchicha jugosa y queso derretido se unen en este riff de Crock-Pot en un sándwich de salchicha, huevo y queso. Esta receta también incluye pimiento rojo cortado en cubitos, que agrega una dulzura sutil y toques de color. Pero puede cambiar fácilmente los floretes de brócoli o las espinacas tiernas y usar el queso rallado que desee.

Este plato brillante y picante, del libro de cocina Hecho en Estados Unidos: una colección moderna de recetas clásicas, logra el equilibrio ideal entre lo inesperado y lo familiar. Incluye papas Yukon Gold (tienen cáscaras finas y suaves que no necesitan ser peladas), maíz, jamón cortado en cubitos y un aderezo de cebollino y limón con ajo. La receta tiene tanto sabor y peso que es prácticamente una comida en sí misma. Haga un lote doble, sírvalo en su próxima reunión (sus sabores complementan todo, desde salchichas hasta brochetas de pollo) y disfrute de las sobras durante días.

Foto: Steve Brown Photography / Photolibrary / Getty Images

No hay nada más fácil que esta cena de pollo probada & # 231al: esparza cebollas picadas en el fondo de la olla de cocción lenta, cubra con muslos de pollo con rodajas de limón y agregue aceitunas verdes sin hueso, una pizca de vinagre de vino blanco , algunas hierbas secas y caldo de pollo. En unas pocas horas, tendrá una cena sencilla pero abundante que va bien con casi cualquier acompañamiento.

Un huevo frito servido sobre una tortilla de maíz caliente y bañado en salsa es una manera deliciosa de comenzar el día (o incluso terminarlo). Esta versión de atajo, hecha en la olla de cocción lenta, es ligeramente diferente, los huevos son más parecidos a una tortilla, pero aún así son tremendamente sabrosos. Y hay aún más para amar de esta interpretación simplificada de huevos rancheros: puedes alimentar a una multitud de una vez, en lugar de freír huevos por encargo.

Los sabores de este abundante estofado de pollo están inspirados en una olla caliente tradicional china e incluyen hongos shiitake, ajo picado, polvo de cinco especias y una pizca de hojuelas de pimiento rojo, entre otros ingredientes. La adición sorpresa es un cuarto de taza de jarabe de arce oscuro, que agrega un agradable contrapunto a las especias.

No extrañará la harina en estas golosinas, que son un cruce entre una avena y una galleta con chispas de chocolate y resulta que no contienen gluten. Estas galletas son dulces y masticables, se basan en copos de avena para formar la base de la masa. Luego mezcla azúcar morena, bicarbonato de sodio, sal, chispas de chocolate, aceite y leche. Las galletas se hornean en solo seis minutos, pero el paso crucial es dejarlas en la bandeja para hornear durante 10 minutos después de sacarlas del horno, para que continúen cocinándose y endureciéndose hasta que tengan la consistencia perfecta.

Hacer tus propios dedos de pollo empanizados es muy fácil y ofrece resultados sorprendentemente excelentes. Puede usar carne de pechuga o muslo deshuesada y sin piel & # 8212 o simplemente tiras de pollo precortadas, que ya están en tiras de una pulgada de largo. El resto de los ingredientes hacen el trabajo por usted, la harina ayuda a que el huevo se adhiera a la carne y el huevo ayuda a que el pan rallado (use panko para un crujido máximo) se adhiera a la harina. Fríe los trozos ligeramente en aceite de oliva hasta que se doren y te sorprenderá lo rápido que has preparado una comida deliciosa y crujiente.


Nuestras 10 mejores recetas de 2015

La pasta con un ingrediente secreto y saludable, el pastel que puede sacudir el mal humor y los deliciosos desayunos en olla de cocción lenta fueron algunos de los platos más populares en Oprah.com este año. Descubra qué más hizo la lista.

Una pasta totalmente inesperada
Juraríamos que había crema espesa, o al menos una generosa cantidad de queso, en este plato de Corky Pollan (madre del escritor gastronómico Michael Pollan) y sus hijas Lori, Dana y Tracy. En realidad, sin embargo, la salsa espesa y rica obtiene su peso & # 8212 y mucha nutrición & # 8212 del aguacate. Los otros ingredientes son albahaca, ajo, limón y piñones, que le dan al plato un aire más mediterráneo que mexicano.

El brócoli y el pollo son dos ingredientes de cazuela hechos el uno para el otro; agregue un poco de vino blanco, crema y parmesano, y hay poco más que realmente necesita para hacer una comida deliciosa y satisfactoria. Los aspectos más destacados de esta receta sencilla: primero, requiere muslos de pollo, que tienen un sabor mucho más rico que las pechugas, segundo, incluye champiñones blancos frescos en rodajas gruesas (un paso adelante de la crema habitual de sopa de champiñones) y, finalmente, todo se cubre con panko. El pan rallado japonés ofrece la mejor manera de lograr una corteza crujiente.

Cuando Gastrónomo revista doblada, la editora en jefe Ruth Reichl se abrió camino a través de los altibajos de averiguar qué hacer a continuación. Ella llama a este pastel "un antídoto contra el veneno de la autocompasión", y tenemos que estar de acuerdo. Su riqueza proviene del cacao en polvo, el chocolate y el queso crema batido. Y aunque indudablemente es delicioso sin importar su estado de ánimo, su sabor y aroma suaves y súper chocolates son especialmente efectivos para cambiar un mal día.

Cubos suaves de baguette, huevos esponjosos, salchicha jugosa y queso derretido se unen en este riff de Crock-Pot en un sándwich de salchicha, huevo y queso. Esta receta también incluye pimiento rojo cortado en cubitos, que agrega una dulzura sutil y toques de color. Pero puede cambiar fácilmente los floretes de brócoli o las espinacas tiernas y usar el queso rallado que desee.

Este plato brillante y picante, del libro de cocina Hecho en Estados Unidos: una colección moderna de recetas clásicas, logra el equilibrio ideal entre lo inesperado y lo familiar. Incluye papas Yukon Gold (tienen cáscaras finas y suaves que no necesitan ser peladas), maíz, jamón cortado en cubitos y un aderezo de cebollino y limón con ajo. La receta tiene tanto sabor y peso que es prácticamente una comida en sí misma. Haga un lote doble, sírvalo en su próxima reunión (sus sabores complementan todo, desde salchichas hasta brochetas de pollo) y disfrute de las sobras durante días.

Foto: Steve Brown Photography / Photolibrary / Getty Images

No hay nada más fácil que esta cena de pollo probada & # 231al: esparza cebollas picadas en el fondo de la olla de cocción lenta, cubra con muslos de pollo con rodajas de limón y agregue aceitunas verdes sin hueso, una pizca de vinagre de vino blanco , algunas hierbas secas y caldo de pollo. En unas pocas horas, tendrá una cena sencilla pero abundante que va bien con casi cualquier acompañamiento.

Un huevo frito servido sobre una tortilla de maíz caliente y bañado en salsa es una manera deliciosa de comenzar el día (o incluso terminarlo). Esta versión de atajo, hecha en la olla de cocción lenta, es ligeramente diferente, los huevos son más parecidos a una tortilla, pero aún así son tremendamente sabrosos. Y hay aún más para amar de esta interpretación simplificada de huevos rancheros: puedes alimentar a una multitud de una vez, en lugar de freír huevos por encargo.

Los sabores de este abundante estofado de pollo están inspirados en una olla caliente tradicional china e incluyen hongos shiitake, ajo picado, polvo de cinco especias y una pizca de hojuelas de pimiento rojo, entre otros ingredientes. La adición sorpresa es un cuarto de taza de jarabe de arce oscuro, que agrega un agradable contrapunto a las especias.

No extrañará la harina en estas golosinas, que son un cruce entre una avena y una galleta con chispas de chocolate y resulta que no contienen gluten. Estas galletas son dulces y masticables, se basan en copos de avena para formar la base de la masa. Luego mezcla azúcar morena, bicarbonato de sodio, sal, chispas de chocolate, aceite y leche. Las galletas se hornean en solo seis minutos, pero el paso crucial es dejarlas en la bandeja para hornear durante 10 minutos después de sacarlas del horno, para que continúen cocinándose y endureciéndose hasta que tengan la consistencia perfecta.

Hacer tus propias alitas de pollo empanizadas es muy fácil y ofrece resultados sorprendentemente excelentes. Puede usar carne de pechuga o muslo deshuesada y sin piel & # 8212 o simplemente tiras de pollo precortadas, que ya están en tiras de una pulgada de largo. El resto de los ingredientes hacen el trabajo por usted, la harina ayuda a que el huevo se adhiera a la carne y el huevo ayuda a que el pan rallado (use panko para un crujido máximo) se adhiera a la harina. Fríe los trozos ligeramente en aceite de oliva hasta que se doren y te sorprenderá lo rápido que has preparado una comida deliciosa y crujiente.


Nuestras 10 mejores recetas de 2015

La pasta con un ingrediente secreto y saludable, el pastel que puede sacudir el mal humor y los deliciosos desayunos en olla de cocción lenta fueron algunos de los platos más populares en Oprah.com este año. Descubra qué más hizo la lista.

Una pasta totalmente inesperada
Juraríamos que había crema espesa, o al menos una generosa cantidad de queso, en este plato de Corky Pollan (madre del escritor gastronómico Michael Pollan) y sus hijas Lori, Dana y Tracy. En realidad, sin embargo, la salsa espesa y rica obtiene su peso & # 8212 y mucha nutrición & # 8212 del aguacate. Los otros ingredientes son albahaca, ajo, limón y piñones, que le dan al plato un aire más mediterráneo que mexicano.

El brócoli y el pollo son dos ingredientes de cazuela hechos el uno para el otro; agregue un poco de vino blanco, crema y parmesano, y hay poco más que realmente necesita para hacer una comida deliciosa y satisfactoria. Los aspectos más destacados de esta receta sencilla: primero, requiere muslos de pollo, que tienen un sabor mucho más rico que las pechugas, segundo, incluye champiñones blancos frescos en rodajas gruesas (un paso adelante de la crema habitual de sopa de champiñones) y, finalmente, todo se cubre con panko. El pan rallado japonés ofrece la mejor manera de lograr una corteza crujiente.

Cuando Gastrónomo revista doblada, la editora en jefe Ruth Reichl se abrió camino a través de los altibajos de averiguar qué hacer a continuación. Ella llama a este pastel "un antídoto contra el veneno de la autocompasión", y tenemos que estar de acuerdo. Su riqueza proviene del cacao en polvo, el chocolate y el queso crema batido. Y aunque indudablemente es delicioso sin importar su estado de ánimo, su sabor y aroma suaves y súper chocolates son especialmente efectivos para cambiar un mal día.

Cubos suaves de baguette, huevos esponjosos, salchicha jugosa y queso derretido se unen en este riff de Crock-Pot en un sándwich de salchicha, huevo y queso. Esta receta también incluye pimiento rojo cortado en cubitos, que agrega una dulzura sutil y toques de color. Pero puede cambiar fácilmente los floretes de brócoli o las espinacas tiernas y usar el queso rallado que desee.

Este plato brillante y picante, del libro de cocina Hecho en Estados Unidos: una colección moderna de recetas clásicas, logra el equilibrio ideal entre lo inesperado y lo familiar. Incluye papas Yukon Gold (tienen cáscaras finas y suaves que no necesitan ser peladas), maíz, jamón cortado en cubitos y un aderezo de cebollino y limón con ajo. La receta tiene tanto sabor y peso que es prácticamente una comida en sí misma. Haga un lote doble, sírvalo en su próxima reunión (sus sabores complementan todo, desde salchichas hasta brochetas de pollo) y disfrute de las sobras durante días.

Foto: Steve Brown Photography / Photolibrary / Getty Images

No hay nada más fácil que esta cena de pollo probada & # 231al: esparza cebollas picadas en el fondo de la olla de cocción lenta, cubra con muslos de pollo con rodajas de limón y agregue aceitunas verdes sin hueso, una pizca de vinagre de vino blanco , algunas hierbas secas y caldo de pollo. En unas pocas horas, tendrá una cena sencilla pero abundante que va bien con casi cualquier acompañamiento.

Un huevo frito servido sobre una tortilla de maíz caliente y bañado en salsa es una manera deliciosa de comenzar el día (o incluso terminarlo). Esta versión de atajo, hecha en la olla de cocción lenta, es ligeramente diferente, los huevos son más parecidos a una tortilla, pero aún así son tremendamente sabrosos. Y hay aún más para amar de esta interpretación simplificada de huevos rancheros: puedes alimentar a una multitud de una vez, en lugar de freír huevos por encargo.

Los sabores de este abundante estofado de pollo están inspirados en una olla caliente tradicional china e incluyen hongos shiitake, ajo picado, polvo de cinco especias y una pizca de hojuelas de pimiento rojo, entre otros ingredientes. La adición sorpresa es un cuarto de taza de jarabe de arce oscuro, que agrega un agradable contrapunto a las especias.

No extrañará la harina en estas golosinas, que son un cruce entre una avena y una galleta con chispas de chocolate y resulta que no contienen gluten. Estas galletas son dulces y masticables, se basan en copos de avena para formar la base de la masa. Luego mezcla azúcar morena, bicarbonato de sodio, sal, chispas de chocolate, aceite y leche. Las galletas se hornean en solo seis minutos, pero el paso crucial es dejarlas en la bandeja para hornear durante 10 minutos después de sacarlas del horno, para que continúen cocinándose y endureciéndose hasta que tengan la consistencia perfecta.

Hacer tus propios dedos de pollo empanizados es muy fácil y ofrece resultados sorprendentemente excelentes. Puede usar carne de pechuga o muslo deshuesada y sin piel & # 8212 o simplemente tiras de pollo precortadas, que ya están en tiras de una pulgada de largo. El resto de los ingredientes hacen el trabajo por usted, la harina ayuda a que el huevo se adhiera a la carne y el huevo ayuda a que el pan rallado (use panko para un crujido máximo) se adhiera a la harina. Fríe los trozos ligeramente en aceite de oliva hasta que se doren y te sorprenderá lo rápido que has preparado una comida deliciosa y crujiente.


Nuestras 10 mejores recetas de 2015

La pasta con un ingrediente secreto y saludable, el pastel que puede sacudir el mal humor y los deliciosos desayunos en olla de cocción lenta fueron algunos de los platos más populares en Oprah.com este año. Descubra qué más hizo la lista.

Una pasta totalmente inesperada
Juraríamos que había crema espesa, o al menos una generosa cantidad de queso, en este plato de Corky Pollan (madre del escritor gastronómico Michael Pollan) y sus hijas Lori, Dana y Tracy. En realidad, sin embargo, la salsa espesa y rica obtiene su peso & # 8212 y mucha nutrición & # 8212 del aguacate. Los otros ingredientes son albahaca, ajo, limón y piñones, que le dan al plato un aire más mediterráneo que mexicano.

El brócoli y el pollo son dos ingredientes de cazuela hechos el uno para el otro; agregue un poco de vino blanco, crema y parmesano, y hay poco más que realmente necesita para hacer una comida deliciosa y satisfactoria. Los aspectos más destacados de esta receta sencilla: primero, requiere muslos de pollo, que tienen un sabor mucho más rico que las pechugas, segundo, incluye champiñones blancos frescos en rodajas gruesas (un paso adelante de la crema habitual de sopa de champiñones) y, finalmente, todo se cubre con panko. El pan rallado japonés ofrece la mejor manera de lograr una corteza crujiente.

Cuando Gastrónomo magazine folded, editor-in-chief Ruth Reichl cooked her way through the ups and downs of figuring out what to do next. She calls this cake "an antidote to the poison of self-pity," and we have to agree. Its richness comes from cocoa powder, chocolate and whipped cream cheese. And while it's undoubtedly delicious no matter your mood, its smooth, uber-chocolaty taste and aroma are especially effective at turning a rotten day around.

Soft cubes of baguette, fluffy eggs, juicy sausage and melting cheese come together in this Crock-Pot riff on a sausage, egg and cheese sandwich. This recipe also includes diced, red bell pepper, which adds a subtle sweetness and flecks of color. But you could easily swap in broccoli florets or baby spinach and use any shredded cheese you like.

This bright and tangy dish, from the cookbook Made in America: A Modern Collection of Classic Recipes, strikes the ideal balance between the unexpected and the familiar. It includes Yukon Gold potatoes (they have thin, smooth skins that doen't need to be peeled), corn, diced ham and a garlicky lemon-chive dressing. The recipe has so much flavor and heft that it's practically a meal in and of itself. Make a double batch, serve it at your next gathering (its flavors complement everything from sausage to chicken kebabs) and enjoy the leftovers for days.

Photo: Steve Brown Photography/Photolibrary/Getty Images

It doesn't get much easier than this Provençal chicken dinner: Scatter chopped onions along the bottom of the slow cooker, layer with lemon-slice-topped chicken thighs and toss in pitted, green olives, a dash of white-wine vinegar, some dried herbs and chicken stock. In a few hours, you'll have a simple yet hearty dinner that goes well with nearly any side.

A fried egg served atop a warmed corn tortilla and smothered in salsa is a delicious way to start your day (or even end it). This shortcut version, made in the slow cooker, is slightly different the eggs are more omelet-like, but still wildly tasty. And there's even more to love about this simplified rendition of huevos rancheros: You can feed a crowd all at once, instead of frying eggs to order.

The flavors in this hearty chicken stew are inspired by a traditional Chinese hot pot and include shiitake mushrooms, minced garlic, five-spice powder and a dash of red-pepper flakes, among other ingredients. The surprise addition is a quarter-cup of dark maple syrup, which adds a pleasing counterpoint to the spices.

You won't miss the flour in these treats, which are a cross between an oatmeal and a chocolate chip cookie and just so happen to be gluten-free. These cookies are sweet and chewy, drawing on rolled oats to form the dough's base. Then you mix in brown sugar, baking soda, salt, chocolate chips, oil and milk. The cookies bake in just six minutes, but the crucial step is to leave them on the baking sheet for 10 minutes after removing them from the oven—so they continue to cook and firm up until they're the perfect consistency.

Making your own breaded chicken fingers is so easy and delivers surprisingly excellent results. You can use boneless, skinless breast or thigh meat—or just precut chicken tenders, which are already in inch-long strips. The rest of the ingredients do the work for you, with flour helping the egg adhere to the meat, and egg helping the bread crumbs (use panko for maximum crunch) stick to the flour. Fry the pieces lightly in olive oil until they've just browned, and you'll be amazed at how quickly you've made a crisp, delicious meal.


Our Top 10 Recipes of 2015

Pasta with a secret healthy ingredient, cake that can shake any bad mood and ridiculously tasty slow-cooker breakfasts were among the most popular dishes on Oprah.com this year. Find out what else made the list.

A Totally Unexpected Pasta
We'd swear there was heavy cream, or at least a generous amount of cheese, in this dish from Corky Pollan (mom of food writer Michael Pollan) and her daughters Lori, Dana and Tracy. Actually, though, the thick and rich sauce gets its heft—and loads of nutrition—from avocado. The other ingredients are basil, garlic, lemon and pine nuts, which give the plate a more Mediterranean than Mexican vibe.

Broccoli and chicken are two made-for-each-other casserole ingredients add some white wine, cream and Parmesan, and there's little else you really need to make a delicious and satisfying meal. The highlights of this unfussy recipe: First, it calls for chicken thighs, which are far richer-tasting than breasts second, it includes thickly sliced, fresh white mushrooms (a step up from the usual cream of mushroom soup) and, finally, everything gets topped with panko. The Japanese bread crumbs offer the best way to achieve a crisp crust.

Cuando Gastrónomo magazine folded, editor-in-chief Ruth Reichl cooked her way through the ups and downs of figuring out what to do next. She calls this cake "an antidote to the poison of self-pity," and we have to agree. Its richness comes from cocoa powder, chocolate and whipped cream cheese. And while it's undoubtedly delicious no matter your mood, its smooth, uber-chocolaty taste and aroma are especially effective at turning a rotten day around.

Soft cubes of baguette, fluffy eggs, juicy sausage and melting cheese come together in this Crock-Pot riff on a sausage, egg and cheese sandwich. This recipe also includes diced, red bell pepper, which adds a subtle sweetness and flecks of color. But you could easily swap in broccoli florets or baby spinach and use any shredded cheese you like.

This bright and tangy dish, from the cookbook Made in America: A Modern Collection of Classic Recipes, strikes the ideal balance between the unexpected and the familiar. It includes Yukon Gold potatoes (they have thin, smooth skins that doen't need to be peeled), corn, diced ham and a garlicky lemon-chive dressing. The recipe has so much flavor and heft that it's practically a meal in and of itself. Make a double batch, serve it at your next gathering (its flavors complement everything from sausage to chicken kebabs) and enjoy the leftovers for days.

Photo: Steve Brown Photography/Photolibrary/Getty Images

It doesn't get much easier than this Provençal chicken dinner: Scatter chopped onions along the bottom of the slow cooker, layer with lemon-slice-topped chicken thighs and toss in pitted, green olives, a dash of white-wine vinegar, some dried herbs and chicken stock. In a few hours, you'll have a simple yet hearty dinner that goes well with nearly any side.

A fried egg served atop a warmed corn tortilla and smothered in salsa is a delicious way to start your day (or even end it). This shortcut version, made in the slow cooker, is slightly different the eggs are more omelet-like, but still wildly tasty. And there's even more to love about this simplified rendition of huevos rancheros: You can feed a crowd all at once, instead of frying eggs to order.

The flavors in this hearty chicken stew are inspired by a traditional Chinese hot pot and include shiitake mushrooms, minced garlic, five-spice powder and a dash of red-pepper flakes, among other ingredients. The surprise addition is a quarter-cup of dark maple syrup, which adds a pleasing counterpoint to the spices.

You won't miss the flour in these treats, which are a cross between an oatmeal and a chocolate chip cookie and just so happen to be gluten-free. These cookies are sweet and chewy, drawing on rolled oats to form the dough's base. Then you mix in brown sugar, baking soda, salt, chocolate chips, oil and milk. The cookies bake in just six minutes, but the crucial step is to leave them on the baking sheet for 10 minutes after removing them from the oven—so they continue to cook and firm up until they're the perfect consistency.

Making your own breaded chicken fingers is so easy and delivers surprisingly excellent results. You can use boneless, skinless breast or thigh meat—or just precut chicken tenders, which are already in inch-long strips. The rest of the ingredients do the work for you, with flour helping the egg adhere to the meat, and egg helping the bread crumbs (use panko for maximum crunch) stick to the flour. Fry the pieces lightly in olive oil until they've just browned, and you'll be amazed at how quickly you've made a crisp, delicious meal.


Our Top 10 Recipes of 2015

Pasta with a secret healthy ingredient, cake that can shake any bad mood and ridiculously tasty slow-cooker breakfasts were among the most popular dishes on Oprah.com this year. Find out what else made the list.

A Totally Unexpected Pasta
We'd swear there was heavy cream, or at least a generous amount of cheese, in this dish from Corky Pollan (mom of food writer Michael Pollan) and her daughters Lori, Dana and Tracy. Actually, though, the thick and rich sauce gets its heft—and loads of nutrition—from avocado. The other ingredients are basil, garlic, lemon and pine nuts, which give the plate a more Mediterranean than Mexican vibe.

Broccoli and chicken are two made-for-each-other casserole ingredients add some white wine, cream and Parmesan, and there's little else you really need to make a delicious and satisfying meal. The highlights of this unfussy recipe: First, it calls for chicken thighs, which are far richer-tasting than breasts second, it includes thickly sliced, fresh white mushrooms (a step up from the usual cream of mushroom soup) and, finally, everything gets topped with panko. The Japanese bread crumbs offer the best way to achieve a crisp crust.

Cuando Gastrónomo magazine folded, editor-in-chief Ruth Reichl cooked her way through the ups and downs of figuring out what to do next. She calls this cake "an antidote to the poison of self-pity," and we have to agree. Its richness comes from cocoa powder, chocolate and whipped cream cheese. And while it's undoubtedly delicious no matter your mood, its smooth, uber-chocolaty taste and aroma are especially effective at turning a rotten day around.

Soft cubes of baguette, fluffy eggs, juicy sausage and melting cheese come together in this Crock-Pot riff on a sausage, egg and cheese sandwich. This recipe also includes diced, red bell pepper, which adds a subtle sweetness and flecks of color. But you could easily swap in broccoli florets or baby spinach and use any shredded cheese you like.

This bright and tangy dish, from the cookbook Made in America: A Modern Collection of Classic Recipes, strikes the ideal balance between the unexpected and the familiar. It includes Yukon Gold potatoes (they have thin, smooth skins that doen't need to be peeled), corn, diced ham and a garlicky lemon-chive dressing. The recipe has so much flavor and heft that it's practically a meal in and of itself. Make a double batch, serve it at your next gathering (its flavors complement everything from sausage to chicken kebabs) and enjoy the leftovers for days.

Photo: Steve Brown Photography/Photolibrary/Getty Images

It doesn't get much easier than this Provençal chicken dinner: Scatter chopped onions along the bottom of the slow cooker, layer with lemon-slice-topped chicken thighs and toss in pitted, green olives, a dash of white-wine vinegar, some dried herbs and chicken stock. In a few hours, you'll have a simple yet hearty dinner that goes well with nearly any side.

A fried egg served atop a warmed corn tortilla and smothered in salsa is a delicious way to start your day (or even end it). This shortcut version, made in the slow cooker, is slightly different the eggs are more omelet-like, but still wildly tasty. And there's even more to love about this simplified rendition of huevos rancheros: You can feed a crowd all at once, instead of frying eggs to order.

The flavors in this hearty chicken stew are inspired by a traditional Chinese hot pot and include shiitake mushrooms, minced garlic, five-spice powder and a dash of red-pepper flakes, among other ingredients. The surprise addition is a quarter-cup of dark maple syrup, which adds a pleasing counterpoint to the spices.

You won't miss the flour in these treats, which are a cross between an oatmeal and a chocolate chip cookie and just so happen to be gluten-free. These cookies are sweet and chewy, drawing on rolled oats to form the dough's base. Then you mix in brown sugar, baking soda, salt, chocolate chips, oil and milk. The cookies bake in just six minutes, but the crucial step is to leave them on the baking sheet for 10 minutes after removing them from the oven—so they continue to cook and firm up until they're the perfect consistency.

Making your own breaded chicken fingers is so easy and delivers surprisingly excellent results. You can use boneless, skinless breast or thigh meat—or just precut chicken tenders, which are already in inch-long strips. The rest of the ingredients do the work for you, with flour helping the egg adhere to the meat, and egg helping the bread crumbs (use panko for maximum crunch) stick to the flour. Fry the pieces lightly in olive oil until they've just browned, and you'll be amazed at how quickly you've made a crisp, delicious meal.


Our Top 10 Recipes of 2015

Pasta with a secret healthy ingredient, cake that can shake any bad mood and ridiculously tasty slow-cooker breakfasts were among the most popular dishes on Oprah.com this year. Find out what else made the list.

A Totally Unexpected Pasta
We'd swear there was heavy cream, or at least a generous amount of cheese, in this dish from Corky Pollan (mom of food writer Michael Pollan) and her daughters Lori, Dana and Tracy. Actually, though, the thick and rich sauce gets its heft—and loads of nutrition—from avocado. The other ingredients are basil, garlic, lemon and pine nuts, which give the plate a more Mediterranean than Mexican vibe.

Broccoli and chicken are two made-for-each-other casserole ingredients add some white wine, cream and Parmesan, and there's little else you really need to make a delicious and satisfying meal. The highlights of this unfussy recipe: First, it calls for chicken thighs, which are far richer-tasting than breasts second, it includes thickly sliced, fresh white mushrooms (a step up from the usual cream of mushroom soup) and, finally, everything gets topped with panko. The Japanese bread crumbs offer the best way to achieve a crisp crust.

Cuando Gastrónomo magazine folded, editor-in-chief Ruth Reichl cooked her way through the ups and downs of figuring out what to do next. She calls this cake "an antidote to the poison of self-pity," and we have to agree. Its richness comes from cocoa powder, chocolate and whipped cream cheese. And while it's undoubtedly delicious no matter your mood, its smooth, uber-chocolaty taste and aroma are especially effective at turning a rotten day around.

Soft cubes of baguette, fluffy eggs, juicy sausage and melting cheese come together in this Crock-Pot riff on a sausage, egg and cheese sandwich. This recipe also includes diced, red bell pepper, which adds a subtle sweetness and flecks of color. But you could easily swap in broccoli florets or baby spinach and use any shredded cheese you like.

This bright and tangy dish, from the cookbook Made in America: A Modern Collection of Classic Recipes, strikes the ideal balance between the unexpected and the familiar. It includes Yukon Gold potatoes (they have thin, smooth skins that doen't need to be peeled), corn, diced ham and a garlicky lemon-chive dressing. The recipe has so much flavor and heft that it's practically a meal in and of itself. Make a double batch, serve it at your next gathering (its flavors complement everything from sausage to chicken kebabs) and enjoy the leftovers for days.

Photo: Steve Brown Photography/Photolibrary/Getty Images

It doesn't get much easier than this Provençal chicken dinner: Scatter chopped onions along the bottom of the slow cooker, layer with lemon-slice-topped chicken thighs and toss in pitted, green olives, a dash of white-wine vinegar, some dried herbs and chicken stock. In a few hours, you'll have a simple yet hearty dinner that goes well with nearly any side.

A fried egg served atop a warmed corn tortilla and smothered in salsa is a delicious way to start your day (or even end it). This shortcut version, made in the slow cooker, is slightly different the eggs are more omelet-like, but still wildly tasty. And there's even more to love about this simplified rendition of huevos rancheros: You can feed a crowd all at once, instead of frying eggs to order.

The flavors in this hearty chicken stew are inspired by a traditional Chinese hot pot and include shiitake mushrooms, minced garlic, five-spice powder and a dash of red-pepper flakes, among other ingredients. The surprise addition is a quarter-cup of dark maple syrup, which adds a pleasing counterpoint to the spices.

You won't miss the flour in these treats, which are a cross between an oatmeal and a chocolate chip cookie and just so happen to be gluten-free. These cookies are sweet and chewy, drawing on rolled oats to form the dough's base. Then you mix in brown sugar, baking soda, salt, chocolate chips, oil and milk. The cookies bake in just six minutes, but the crucial step is to leave them on the baking sheet for 10 minutes after removing them from the oven—so they continue to cook and firm up until they're the perfect consistency.

Making your own breaded chicken fingers is so easy and delivers surprisingly excellent results. You can use boneless, skinless breast or thigh meat—or just precut chicken tenders, which are already in inch-long strips. The rest of the ingredients do the work for you, with flour helping the egg adhere to the meat, and egg helping the bread crumbs (use panko for maximum crunch) stick to the flour. Fry the pieces lightly in olive oil until they've just browned, and you'll be amazed at how quickly you've made a crisp, delicious meal.