Nuevas recetas

El director ejecutivo de Checkers aparece en "Undercover Boss"

El director ejecutivo de Checkers aparece en


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Rick Silva, director ejecutivo de Checkers Drive-in Restaurants Inc., aparece el 17 de febrero en el programa de telerrealidad de CBS "Undercover Boss".

Si bien el programa presenta a Silva trabajando en restaurantes disfrazado y revelándose al final, cambia el guión sobre lo que los espectadores suelen ver en el programa cuando cierra temporalmente uno de los restaurantes después de encontrar que el gerente general de la ubicación está ejecutando su turno por debajo del operativo. normas.

Aparte de ese caso, dijo que el resto de su tiempo como miembro del equipo fue una experiencia positiva e instructiva.

“Estaba increíblemente motivado por la gente que vimos en los ocho días que [filmé el episodio]”, dijo Silva. “Uno de los empleados que me capacitó en un nuevo prototipo en Mobile, Alabama, llamado Johanna tiene toda la capacidad para convertirse en un gran gerente. Como resultado de lo que aprendí allí, estamos tratando de encontrar más personas como ella. A medida que crecemos al ritmo que tenemos, la capacidad de encontrar personas como ella es clave ".

Checkers Drive-in Restaurants Inc., con sede en Tampa, Florida, opera o otorga franquicias a los restaurantes de servicio rápido 800 Checkers y Rally en los Estados Unidos.

La directora de desarrollo Jennifer Durham dijo que el alcance nacional de "Undercover Boss", así como la actividad en las redes sociales que genera, le da a Checkers más legitimidad y conciencia a los clientes y franquiciados potenciales.

“Desde que los comerciales del episodio de Rick comenzaron a transmitirse el domingo pasado [Feb. 12], hemos tenido el doble del número normal de consultas sobre franquicias ”, dijo.

Silva habló con Nation’s Restaurant News sobre cómo su experiencia ha inspirado nuevos programas corporativos a nivel de unidad.

¿Por qué fuiste encubierto?

Estamos muy emocionados de contar nuestra historia sobre el aumento de los ingresos, las ganancias y el número de unidades. El éxito que hemos tenido los últimos cinco años se debe en gran parte a un cambio drástico en nuestros estándares de operaciones y en nuestro menú. Me sentí increíblemente orgulloso de ver a estos empleados capacitarme sin problemas y de ver que los cambios que hemos realizado están generando resultados.

¿Qué pasó con la unidad que tuviste que cerrar?

Este restaurante tenía un nuevo gerente general, recién puesto en el puesto, y no dirigía los restaurantes según los estándares que esperábamos. No había nada que representara un peligro para nuestros empleados o invitados, pero su tono con los miembros de su equipo fue diferente, demasiado conciso. Llegué a la conclusión de que no estaba preparado para ejecutar ese turno y no estaba convencido de que cuando me fuera, el restaurante proporcionaría el nivel de servicio que necesitamos. Los empleados necesitan escuchar el tipo de liderazgo que espero, y los gerentes generales deben brindar apoyo y capacitación. Cerramos la unidad temporalmente durante ese turno del domingo por la noche. A la mañana siguiente, reabrió con un nuevo gerente y ha funcionado de manera fantástica desde entonces.


& # x27Jefe encubierto & # x27: Andy Wiederhorn, CEO de Fatburger, encuentra una franquicia a medio cocinar

Andrew "Andy" Wiederhorn sabe un par de cosas sobre segundas oportunidades. Después de convertirse en millonario antes de los 30 años, Wiederhorn se declaró culpable de los cargos de fraude en la declaración de impuestos y pasó 14 meses en la cárcel. Desde entonces, se convirtió en CEO de Fatburger, la cadena de comida rápida con sede en Los Ángeles y la convirtió en una empresa candente, con 150 restaurantes en todo el mundo.

Entonces, tal vez no sea sorprendente que como el último CEO en aparecer en "Undercover Boss", Wiederhorn se tomara en serio los problemas que un empleado informó en una franquicia de Mesa, Arizona. Haciéndose pasar por "Myron Leeds", un ex agente de bienes raíces que aparece en un reality show de "segundas oportunidades", Wiederhorn visitó el restaurante Fatburger y descubrió que la franquicia era un desastre.

Angélica, subdirectora, demostró que los grifos de la cocina no se podían cerrar. Las ventas también estaban en su punto más bajo, admitió Wiederhorn en la cámara. Y para colmo, la franquicia, que es parte de una compañía que genera $ 100 millones en ingresos al año y busca expandirse a 200 ubicaciones más, no ha pagado a sus trabajadores. "Para cuando recibimos nuestros cheques de pago, no hay dinero en el banco", informó Angélica a "Leeds". (Como se ve en el video de arriba).


Mientras hablaba con "Leeds" durante un descanso fuera de la franquicia, Angélica también describió en detalle la cultura problemática en su lugar de trabajo. "La única vez que vemos al dueño es cuando algo se rompe", le dijo. No hay refuerzo positivo: el gerente "no viene a ver cómo lo estamos haciendo". Y luego el golpe definitivo en la lista de agravios de Angélica: "Es como si estuviera trabajando para usted, pero ¿por qué?"

Wiederhorn, por su parte, pareció tomarse en serio las críticas. Entonces, en la revelación al final del programa, tomó el extraordinario paso de invitar al gerente de Angelica, el dueño de la franquicia, Marcus, al set. Y Marcus no se resistió. "No quiero decepcionarte más", le dijo al subdirector.

Como una forma de ayudar a impulsar la franquicia, Wiederhorn le dijo a Marcus que perdonaría una deuda de alrededor de $ 50,000 que le debía. Y luego también le dijo a Angélica que le pagaría la matrícula para que ella pudiera asistir a la escuela de enfermería, además de darle un bono de $ 10,000 para una luna de miel. (Apenas ha podido tomarse unas vacaciones en los más de dos años que ha estado con Fatburger, que es más o menos al mismo tiempo que ha estado casada).

Tales enfrentamientos entre trabajadores y gerentes son fundamentales para el ADN de "Undercover Boss", ahora en su cuarta temporada. Pero la mayor parte del tiempo se encuentran entre los trabajadores y el director ejecutivo. A veces son iniciados por el jefe, como cuando el director ejecutivo de Checkers y Rally, Rick Silva, decidió en el acto cerrar una sucursal de bajo rendimiento en Florida y luego dio a sus trabajadores una severa sermón. En otras ocasiones, los enfrentamientos son iniciados por los propios trabajadores, como cuando el director ejecutivo de Philly Pretzel, Dan DiZio, olvidó que ya se había reunido con un equipo formado por marido y mujer de propietarios de franquicias, y tuvieron que recordarle la reunión.

La decisión de Wiederhorn de ponerse del lado de su trabajador y defenderla contra la gerencia media fue un momento raro en el programa. Menos raro fue lo que sucedió durante las otras visitas al sitio de Wiederhorn sobre el episodio.

Como fue el caso de DiZio de Philly Pretzel, Wiederhorn fue descubierto durante su primera visita al sitio a una franquicia en Sherman Oaks, California, cerca de la sede de la compañía. Val, quien ha trabajado en el negocio de hacer hamburguesas durante 29 años, lo expresó sin rodeos: "Te pareces al presidente de Fatburger. Como a un hermano". Wiederhorn no pudo evitar salir a sí mismo.

Y la generosidad del jefe, que algunos críticos del programa ridiculizan como una táctica de relaciones públicas, también se mostró. Durante una visita al sitio, Wiederhorn trabajó con Ramon como técnico panadero en Carson, California, lo que básicamente implica evaluar la calidad de los panecillos en un almacén de la empresa.


& # x27Jefe encubierto & # x27: Andy Wiederhorn, CEO de Fatburger, encuentra una franquicia a medio cocinar

Andrew "Andy" Wiederhorn sabe un par de cosas sobre segundas oportunidades. Después de convertirse en millonario antes de los 30 años, Wiederhorn se declaró culpable de los cargos de fraude en la declaración de impuestos y pasó 14 meses en la cárcel. Desde entonces, se convirtió en CEO de Fatburger, la cadena de comida rápida con sede en Los Ángeles y la convirtió en una empresa candente, con 150 restaurantes en todo el mundo.

Entonces, tal vez no sea sorprendente que como el último CEO en aparecer en "Undercover Boss", Wiederhorn se tomara en serio los problemas que un empleado informó en una franquicia de Mesa, Arizona. Haciéndose pasar por "Myron Leeds", un ex agente de bienes raíces que aparece en un reality show de "segundas oportunidades", Wiederhorn visitó el restaurante Fatburger y descubrió que la franquicia era un desastre.

Angélica, subdirectora, demostró que los grifos de la cocina no se podían cerrar. Las ventas también estaban en su punto más bajo, admitió Wiederhorn frente a la cámara. Y para colmo, la franquicia, que es parte de una empresa que genera $ 100 millones en ingresos al año y busca expandirse a 200 ubicaciones más, no ha pagado a sus trabajadores. "Para cuando recibimos nuestros cheques de pago, no hay dinero en el banco", informó Angélica a "Leeds". (Como se ve en el video de arriba).


Mientras hablaba con "Leeds" durante un descanso fuera de la franquicia, Angélica también describió en detalle la cultura problemática en su lugar de trabajo. "La única vez que vemos al dueño es cuando algo se rompe", le dijo. No hay refuerzo positivo: el gerente "no viene a ver cómo lo estamos haciendo". Y luego el golpe definitivo en la lista de agravios de Angélica: "Es como si estuviera trabajando para usted, pero ¿por qué?"

Wiederhorn, por su parte, pareció tomarse en serio las críticas. Entonces, en la revelación al final del programa, tomó el extraordinario paso de invitar al gerente de Angelica, el dueño de la franquicia, Marcus, al set. Y Marcus no se resistió. "No quiero decepcionarte más", le dijo al subdirector.

Como una forma de ayudar a impulsar la franquicia, Wiederhorn le dijo a Marcus que perdonaría una deuda de alrededor de $ 50,000 que le debía. Y luego también le dijo a Angélica que pagaría su matrícula para que ella pudiera asistir a la escuela de enfermería, además de darle un bono de $ 10,000 para una luna de miel. (Apenas ha podido tomarse unas vacaciones en los más de dos años que ha estado con Fatburger, que es más o menos al mismo tiempo que ha estado casada).

Tales enfrentamientos entre trabajadores y gerentes son fundamentales para el ADN de "Undercover Boss", ahora en su cuarta temporada. Pero la mayor parte del tiempo se encuentran entre los trabajadores y el director ejecutivo. A veces son iniciados por el jefe, como cuando el director ejecutivo de Checkers y Rally, Rick Silva, decidió en el acto cerrar una sucursal de bajo rendimiento en Florida y luego dio a sus trabajadores una severa lección. En otras ocasiones, los enfrentamientos son iniciados por los propios trabajadores, como cuando el director ejecutivo de Philly Pretzel, Dan DiZio, olvidó que ya se había reunido con un equipo formado por marido y mujer de propietarios de franquicias, y tuvieron que recordarle la reunión.

La elección de Wiederhorn de ponerse del lado de su trabajador y defenderlo contra la gerencia media fue un momento raro en el programa. Menos raro fue lo que sucedió durante las otras visitas al sitio de Wiederhorn sobre el episodio.

Como fue el caso de DiZio de Philly Pretzel, Wiederhorn fue descubierto durante su primera visita al sitio a una franquicia en Sherman Oaks, California, cerca de la sede de la compañía. Val, que ha trabajado en el negocio de hacer hamburguesas durante 29 años, lo expresó sin rodeos: "Te pareces al presidente de Fatburger. Como a un hermano". Wiederhorn no pudo evitar salir a sí mismo.

Y la generosidad del jefe, que algunos críticos del programa ridiculizan como una táctica de relaciones públicas, también se mostró. Durante una visita al sitio, Wiederhorn trabajó con Ramon como técnico panadero en Carson, California, lo que básicamente implica evaluar la calidad de los panecillos en el almacén de la empresa.


& # x27Jefe encubierto & # x27: Andy Wiederhorn, CEO de Fatburger, encuentra una franquicia a medio cocinar

Andrew "Andy" Wiederhorn sabe un par de cosas sobre segundas oportunidades. Después de convertirse en millonario antes de los 30 años, Wiederhorn se declaró culpable de los cargos de fraude en la declaración de impuestos y pasó 14 meses en la cárcel. Desde entonces, se convirtió en CEO de Fatburger, la cadena de comida rápida con sede en Los Ángeles y la convirtió en una empresa candente, con 150 restaurantes en todo el mundo.

Entonces, tal vez no sea sorprendente que como el último CEO en aparecer en "Undercover Boss", Wiederhorn se tomara en serio los problemas que un empleado informó en una franquicia de Mesa, Arizona. Haciéndose pasar por "Myron Leeds", un ex agente de bienes raíces que aparece en un reality show de "segundas oportunidades", Wiederhorn visitó el restaurante Fatburger y descubrió que la franquicia era un desastre.

Angélica, subdirectora, demostró que los grifos de la cocina no se podían cerrar. Las ventas también estaban en su punto más bajo, admitió Wiederhorn en la cámara. Y para colmo, la franquicia, que es parte de una empresa que genera $ 100 millones en ingresos al año y busca expandirse a 200 ubicaciones más, no ha pagado a sus trabajadores. "Para cuando recibimos nuestros cheques de pago, no hay dinero en el banco", informó Angélica a "Leeds". (Como se ve en el video de arriba).


Mientras hablaba con "Leeds" durante un descanso fuera de la franquicia, Angélica también describió en detalle la cultura problemática en su lugar de trabajo. "La única vez que vemos al dueño es cuando algo se rompe", le dijo. No hay refuerzo positivo: el gerente "no viene a ver cómo lo estamos haciendo". Y luego el golpe definitivo en la lista de agravios de Angélica: "Es como si estuviera trabajando para usted, pero ¿por qué?".

Wiederhorn, por su parte, pareció tomarse en serio las críticas. Entonces, en la revelación al final del programa, tomó el extraordinario paso de invitar al gerente de Angelica, el dueño de la franquicia, Marcus, al set. Y Marcus no se resistió. "No quiero decepcionarte más", le dijo al subdirector.

Como una forma de ayudar a impulsar la franquicia, Wiederhorn le dijo a Marcus que perdonaría una deuda de alrededor de $ 50,000 que le debía. Y luego también le dijo a Angélica que pagaría su matrícula para que ella pudiera asistir a la escuela de enfermería, además de darle un bono de $ 10,000 para una luna de miel. (Apenas ha podido tomarse unas vacaciones en los más de dos años que ha estado con Fatburger, que es más o menos al mismo tiempo que ha estado casada).

Tales enfrentamientos entre trabajadores y gerentes son fundamentales para el ADN de "Undercover Boss", ahora en su cuarta temporada. Pero la mayor parte del tiempo se encuentran entre los trabajadores y el director ejecutivo. A veces son iniciados por el jefe, como cuando el director ejecutivo de Checkers y Rally, Rick Silva, decidió en el acto cerrar una sucursal de bajo rendimiento en Florida y luego dio a sus trabajadores una severa sermón. En otras ocasiones, los enfrentamientos son iniciados por los propios trabajadores, como cuando el director ejecutivo de Philly Pretzel, Dan DiZio, olvidó que ya se había reunido con un equipo formado por marido y mujer de propietarios de franquicias, y tuvieron que recordarle la reunión.

La decisión de Wiederhorn de ponerse del lado de su trabajador y defenderla contra la gerencia media fue un momento raro en el programa. Menos raro fue lo que sucedió durante las otras visitas al sitio de Wiederhorn sobre el episodio.

Como fue el caso de DiZio de Philly Pretzel, Wiederhorn fue descubierto durante su primera visita al sitio a una franquicia en Sherman Oaks, California, cerca de la sede de la compañía. Val, que ha trabajado en el negocio de hacer hamburguesas durante 29 años, lo expresó sin rodeos: "Te pareces al presidente de Fatburger. Como a un hermano". Wiederhorn no pudo evitar salir a sí mismo.

Y la generosidad del jefe, que algunos críticos del programa ridiculizan como una táctica de relaciones públicas, también se mostró. Durante una visita al sitio, Wiederhorn trabajó con Ramon como técnico panadero en Carson, California, lo que básicamente implica evaluar la calidad de los panecillos en el almacén de la empresa.


& # x27Jefe encubierto & # x27: Andy Wiederhorn, CEO de Fatburger, encuentra una franquicia a medio cocinar

Andrew "Andy" Wiederhorn sabe un par de cosas sobre segundas oportunidades. Después de convertirse en millonario antes de los 30 años, Wiederhorn se declaró culpable de cargos de fraude en la declaración de impuestos y pasó 14 meses en la cárcel. Desde entonces, se convirtió en CEO de Fatburger, la cadena de comida rápida con sede en Los Ángeles y la convirtió en una empresa candente, con 150 restaurantes en todo el mundo.

Entonces, tal vez no sea sorprendente que como el último CEO en aparecer en "Undercover Boss", Wiederhorn se tomara en serio los problemas que un empleado informó en una franquicia de Mesa, Arizona. Haciéndose pasar por "Myron Leeds", un ex agente de bienes raíces que aparece en un reality show de "segundas oportunidades", Wiederhorn visitó el restaurante Fatburger y descubrió que la franquicia era un desastre.

Angélica, subdirectora, demostró que los grifos de la cocina no se podían cerrar. Las ventas también estaban en su punto más bajo, admitió Wiederhorn frente a la cámara. Y para colmo, la franquicia, que es parte de una empresa que genera $ 100 millones en ingresos al año y busca expandirse a 200 ubicaciones más, no ha pagado a sus trabajadores. "Para cuando recibimos nuestros cheques de pago, no hay dinero en el banco", informó Angélica a "Leeds". (Como se ve en el video de arriba).


Mientras hablaba con "Leeds" durante un descanso fuera de la franquicia, Angélica también describió en detalle la cultura problemática en su lugar de trabajo. "La única vez que vemos al dueño es cuando algo se rompe", le dijo. No hay refuerzo positivo: el gerente "no viene a ver cómo lo estamos haciendo". Y luego el golpe definitivo en la lista de agravios de Angélica: "Es como si estuviera trabajando para usted, pero ¿por qué?".

Wiederhorn, por su parte, pareció tomarse en serio las críticas. Entonces, en la revelación al final del programa, tomó el extraordinario paso de invitar al gerente de Angelica, el dueño de la franquicia, Marcus, al set. Y Marcus no se resistió. "No quiero decepcionarte más", le dijo al subdirector.

Como una forma de ayudar a impulsar la franquicia, Wiederhorn le dijo a Marcus que perdonaría una deuda de alrededor de $ 50,000 que le debía. Y luego también le dijo a Angélica que le pagaría la matrícula para que ella pudiera asistir a la escuela de enfermería, además de darle un bono de $ 10,000 para una luna de miel. (Apenas ha podido tomarse unas vacaciones en los más de dos años que ha estado con Fatburger, que es más o menos al mismo tiempo que ha estado casada).

Tales enfrentamientos entre trabajadores y gerentes son fundamentales para el ADN de "Undercover Boss", ahora en su cuarta temporada. Pero la mayor parte del tiempo se encuentran entre los trabajadores y el director ejecutivo. A veces son iniciados por el jefe, como cuando el director ejecutivo de Checkers y Rally, Rick Silva, decidió en el acto cerrar una sucursal de bajo rendimiento en Florida y luego dio a sus trabajadores una severa sermón. En otras ocasiones, los enfrentamientos son iniciados por los propios trabajadores, como cuando el director ejecutivo de Philly Pretzel, Dan DiZio, olvidó que ya se había reunido con un equipo formado por marido y mujer de propietarios de franquicias, y tuvieron que recordarle la reunión.

La elección de Wiederhorn de ponerse del lado de su trabajador y defenderlo contra la gerencia media fue un momento raro en el programa. Menos raro fue lo que sucedió durante las otras visitas al sitio de Wiederhorn sobre el episodio.

Como fue el caso de DiZio de Philly Pretzel, Wiederhorn fue descubierto durante su primera visita al sitio a una franquicia en Sherman Oaks, California, cerca de la sede de la compañía. Val, quien ha trabajado en el negocio de hacer hamburguesas durante 29 años, lo expresó sin rodeos: "Te pareces al presidente de Fatburger. Como a un hermano". Wiederhorn no pudo evitar salir a sí mismo.

Y la generosidad del jefe, que algunos críticos del programa ridiculizan como una táctica de relaciones públicas, también se mostró. Durante una visita al sitio, Wiederhorn trabajó con Ramon como técnico panadero en Carson, California, lo que básicamente implica evaluar la calidad de los panecillos en un almacén de la empresa.


& # x27Jefe encubierto & # x27: Andy Wiederhorn, CEO de Fatburger, encuentra una franquicia a medio cocinar

Andrew "Andy" Wiederhorn sabe un par de cosas sobre segundas oportunidades. Después de convertirse en millonario antes de los 30 años, Wiederhorn se declaró culpable de cargos de fraude en la declaración de impuestos y pasó 14 meses en la cárcel. Desde entonces, se convirtió en CEO de Fatburger, la cadena de comida rápida con sede en Los Ángeles y la convirtió en una empresa candente, con 150 restaurantes en todo el mundo.

Entonces, tal vez no sea sorprendente que como el último CEO en aparecer en "Undercover Boss", Wiederhorn se tomara en serio los problemas que un empleado informó en una franquicia de Mesa, Arizona. Haciéndose pasar por "Myron Leeds", un ex agente de bienes raíces que aparece en un reality show de "segundas oportunidades", Wiederhorn visitó el restaurante Fatburger y descubrió que la franquicia era un desastre.

Angélica, subdirectora, demostró que los grifos de la cocina no se podían cerrar. Las ventas también estaban en su punto más bajo, admitió Wiederhorn en la cámara. Y para colmo, la franquicia, que es parte de una compañía que genera $ 100 millones en ingresos al año y busca expandirse a 200 ubicaciones más, no ha pagado a sus trabajadores. "Para cuando recibimos nuestros cheques de pago, no hay dinero en el banco", informó Angélica a "Leeds". (Como se ve en el video de arriba).


Mientras hablaba con "Leeds" durante un descanso fuera de la franquicia, Angélica también describió en detalle la cultura problemática en su lugar de trabajo. "La única vez que vemos al dueño es cuando algo se rompe", le dijo. No hay refuerzo positivo: el gerente "no viene a ver cómo lo estamos haciendo". Y luego el golpe definitivo en la lista de agravios de Angélica: "Es como si estuviera trabajando para usted, pero ¿por qué?".

Wiederhorn, por su parte, pareció tomarse en serio las críticas. Entonces, en la revelación al final del programa, tomó el extraordinario paso de invitar al gerente de Angelica, el dueño de la franquicia, Marcus, al set. Y Marcus no se resistió. "No quiero decepcionarte más", le dijo al subdirector.

Como una forma de ayudar a impulsar la franquicia, Wiederhorn le dijo a Marcus que perdonaría una deuda de alrededor de $ 50,000 que le debía. Y luego también le dijo a Angélica que le pagaría la matrícula para que ella pudiera asistir a la escuela de enfermería, además de darle un bono de $ 10,000 para una luna de miel. (Apenas ha podido tomarse unas vacaciones en los más de dos años que ha estado con Fatburger, que es más o menos al mismo tiempo que ha estado casada).

Tales enfrentamientos entre trabajadores y gerentes son fundamentales para el ADN de "Undercover Boss", ahora en su cuarta temporada. Pero la mayor parte del tiempo se encuentran entre los trabajadores y el director ejecutivo. A veces son iniciados por el jefe, como cuando el director ejecutivo de Checkers y Rally, Rick Silva, decidió en el acto cerrar una sucursal de bajo rendimiento en Florida y luego dio a sus trabajadores una severa sermón. En otras ocasiones, los enfrentamientos son iniciados por los propios trabajadores, como cuando el director ejecutivo de Philly Pretzel, Dan DiZio, olvidó que ya se había reunido con un equipo formado por marido y mujer de propietarios de franquicias, y tuvieron que recordarle la reunión.

La decisión de Wiederhorn de ponerse del lado de su trabajador y defenderla contra la gerencia media fue un momento raro en el programa. Menos raro fue lo que sucedió durante las otras visitas al sitio de Wiederhorn sobre el episodio.

Como fue el caso de DiZio de Philly Pretzel, Wiederhorn fue expulsado durante su primera visita a una franquicia en Sherman Oaks, California, cerca de la sede de la empresa. Val, quien ha trabajado en el negocio de hacer hamburguesas durante 29 años, lo expresó sin rodeos: "Te pareces al presidente de Fatburger. Como a un hermano". Wiederhorn no pudo evitar salir a sí mismo.

Y la generosidad del jefe, que algunos críticos del programa ridiculizan como una táctica de relaciones públicas, también se mostró. Durante una visita al sitio, Wiederhorn trabajó con Ramon como técnico panadero en Carson, California, lo que básicamente implica evaluar la calidad de los panecillos en un almacén de la empresa.


& # x27Jefe encubierto & # x27: Andy Wiederhorn, CEO de Fatburger, encuentra una franquicia a medio cocinar

Andrew "Andy" Wiederhorn sabe un par de cosas sobre segundas oportunidades. Después de convertirse en millonario antes de los 30 años, Wiederhorn se declaró culpable de cargos de fraude en la declaración de impuestos y pasó 14 meses en la cárcel. Desde entonces, se convirtió en CEO de Fatburger, la cadena de comida rápida con sede en Los Ángeles y la convirtió en una empresa candente, con 150 restaurantes en todo el mundo.

Entonces, tal vez no sea sorprendente que como el último CEO en aparecer en "Undercover Boss", Wiederhorn se tomara en serio los problemas que un empleado informó en una franquicia de Mesa, Arizona. Haciéndose pasar por "Myron Leeds", un ex agente de bienes raíces que aparece en un reality show de "segundas oportunidades", Wiederhorn visitó el restaurante Fatburger y descubrió que la franquicia era un desastre.

Angélica, subdirectora, demostró que los grifos de la cocina no se podían cerrar. Las ventas también estaban en su punto más bajo, admitió Wiederhorn en la cámara. Y para colmo, la franquicia, que es parte de una compañía que genera $ 100 millones en ingresos al año y busca expandirse a 200 ubicaciones más, no ha pagado a sus trabajadores. "Para cuando recibimos nuestros cheques de pago, no hay dinero en el banco", informó Angélica a "Leeds". (Como se ve en el video de arriba).


Mientras hablaba con "Leeds" durante un descanso fuera de la franquicia, Angélica también describió en detalle la cultura problemática en su lugar de trabajo. "La única vez que vemos al dueño es cuando algo se rompe", le dijo. No hay refuerzo positivo: el gerente "no viene a ver cómo lo estamos haciendo". Y luego el golpe definitivo en la lista de agravios de Angélica: "Es como si estuviera trabajando para usted, pero ¿por qué?"

Wiederhorn, por su parte, pareció tomarse en serio las críticas. Entonces, en la revelación al final del programa, tomó el extraordinario paso de invitar al gerente de Angelica, el dueño de la franquicia, Marcus, al set. Y Marcus no se resistió. "No quiero decepcionarte más", le dijo al subdirector.

Como una forma de ayudar a impulsar la franquicia, Wiederhorn le dijo a Marcus que perdonaría una deuda de alrededor de $ 50,000 que le debía. Y luego también le dijo a Angélica que le pagaría la matrícula para que ella pudiera asistir a la escuela de enfermería, además de darle un bono de $ 10,000 para una luna de miel. (Apenas ha podido tomarse unas vacaciones en los más de dos años que ha estado con Fatburger, que es más o menos al mismo tiempo que ha estado casada).

Tales enfrentamientos entre trabajadores y gerentes son fundamentales para el ADN de "Undercover Boss", ahora en su cuarta temporada. Pero la mayor parte del tiempo se encuentran entre los trabajadores y el director ejecutivo. A veces son iniciados por el jefe, como cuando el director ejecutivo de Checkers y Rally, Rick Silva, decidió en el acto cerrar una sucursal de bajo rendimiento en Florida y luego dio a sus trabajadores una severa sermón. En otras ocasiones, los enfrentamientos son iniciados por los propios trabajadores, como cuando el director ejecutivo de Philly Pretzel, Dan DiZio, olvidó que ya se había reunido con un equipo formado por marido y mujer de propietarios de franquicias, y tuvieron que recordarle la reunión.

La decisión de Wiederhorn de ponerse del lado de su trabajador y defenderla contra la gerencia media fue un momento raro en el programa. Menos raro fue lo que sucedió durante las otras visitas al sitio de Wiederhorn sobre el episodio.

Como fue el caso de DiZio de Philly Pretzel, Wiederhorn fue descubierto durante su primera visita al sitio a una franquicia en Sherman Oaks, California, cerca de la sede de la compañía. Val, quien ha trabajado en el negocio de hacer hamburguesas durante 29 años, lo expresó sin rodeos: "Te pareces al presidente de Fatburger. Como a un hermano". Wiederhorn no pudo evitar salir a sí mismo.

Y la generosidad del jefe, que algunos críticos del programa ridiculizan como una táctica de relaciones públicas, también se mostró. Durante una visita al sitio, Wiederhorn trabajó con Ramon como técnico panadero en Carson, California, lo que básicamente implica evaluar la calidad de los panecillos en un almacén de la empresa.


& # x27Jefe encubierto & # x27: Andy Wiederhorn, CEO de Fatburger, encuentra una franquicia a medio cocinar

Andrew "Andy" Wiederhorn sabe un par de cosas sobre segundas oportunidades. Después de convertirse en millonario antes de los 30 años, Wiederhorn se declaró culpable de los cargos de fraude en la declaración de impuestos y pasó 14 meses en la cárcel. Desde entonces, se convirtió en CEO de Fatburger, la cadena de comida rápida con sede en Los Ángeles y la convirtió en una empresa candente, con 150 restaurantes en todo el mundo.

Entonces, tal vez no sea sorprendente que como el último CEO en aparecer en "Undercover Boss", Wiederhorn se tomara en serio los problemas que un empleado informó en una franquicia de Mesa, Arizona. Haciéndose pasar por "Myron Leeds", un ex agente de bienes raíces que aparece en un reality show de "segundas oportunidades", Wiederhorn visitó el restaurante Fatburger y descubrió que la franquicia era un desastre.

Angélica, subdirectora, demostró que los grifos de la cocina no se podían cerrar. Las ventas también estaban en su punto más bajo, admitió Wiederhorn en la cámara. Y para colmo, la franquicia, que es parte de una compañía que genera $ 100 millones en ingresos al año y busca expandirse a 200 ubicaciones más, no ha pagado a sus trabajadores. "Para cuando recibimos nuestros cheques de pago, no hay dinero en el banco", informó Angélica a "Leeds". (Como se ve en el video de arriba).


Mientras hablaba con "Leeds" durante un descanso fuera de la franquicia, Angélica también describió en detalle la cultura problemática en su lugar de trabajo. "La única vez que vemos al dueño es cuando algo se rompe", le dijo. No hay refuerzo positivo: el gerente "no viene a ver cómo lo estamos haciendo". Y luego el golpe definitivo en la lista de agravios de Angélica: "Es como si estuviera trabajando para usted, pero ¿por qué?".

Wiederhorn, por su parte, pareció tomarse en serio las críticas. Entonces, en la revelación al final del programa, tomó el extraordinario paso de invitar al gerente de Angelica, el dueño de la franquicia, Marcus, al set. Y Marcus no se resistió. "No quiero decepcionarte más", le dijo al subdirector.

Como una forma de ayudar a impulsar la franquicia, Wiederhorn le dijo a Marcus que perdonaría una deuda de alrededor de $ 50,000 que le debía. Y luego también le dijo a Angélica que pagaría su matrícula para que ella pudiera asistir a la escuela de enfermería, además de darle un bono de $ 10,000 para una luna de miel. (Apenas ha podido tomarse unas vacaciones en los más de dos años que ha estado con Fatburger, que es más o menos al mismo tiempo que ha estado casada).

Tales enfrentamientos entre trabajadores y gerentes son fundamentales para el ADN de "Undercover Boss", ahora en su cuarta temporada. Pero la mayor parte del tiempo se encuentran entre los trabajadores y el director ejecutivo. A veces son iniciados por el jefe, como cuando el director ejecutivo de Checkers y Rally, Rick Silva, decidió en el acto cerrar una sucursal de bajo rendimiento en Florida y luego dio a sus trabajadores una severa lección. En otras ocasiones, los enfrentamientos son iniciados por los propios trabajadores, como cuando el director ejecutivo de Philly Pretzel, Dan DiZio, olvidó que ya se había reunido con un equipo formado por marido y mujer de propietarios de franquicias, y tuvieron que recordarle la reunión.

La elección de Wiederhorn de ponerse del lado y defender a su trabajador contra la gerencia media fue un momento raro en el programa. Menos raro fue lo que sucedió durante las otras visitas al sitio de Wiederhorn sobre el episodio.

Como fue el caso de DiZio de Philly Pretzel, Wiederhorn fue descubierto durante su primera visita al sitio a una franquicia en Sherman Oaks, California, cerca de la sede de la compañía. Val, que ha trabajado en el negocio de hacer hamburguesas durante 29 años, lo expresó sin rodeos: "Te pareces al presidente de Fatburger. Como a un hermano". Wiederhorn no pudo evitar salir a sí mismo.

Y la generosidad del jefe, que algunos críticos del programa ridiculizan como una táctica de relaciones públicas, también se mostró. Durante una visita al sitio, Wiederhorn trabajó con Ramon como técnico panadero en Carson, California, lo que básicamente implica evaluar la calidad de los bollos en un almacén de la empresa.


& # x27Jefe encubierto & # x27: Andy Wiederhorn, CEO de Fatburger, encuentra una franquicia a medio cocinar

Andrew "Andy" Wiederhorn sabe un par de cosas sobre segundas oportunidades. Después de convertirse en millonario antes de los 30 años, Wiederhorn se declaró culpable de cargos de fraude en la declaración de impuestos y pasó 14 meses en la cárcel. Desde entonces, se convirtió en CEO de Fatburger, la cadena de comida rápida con sede en Los Ángeles y la convirtió en una empresa candente, con 150 restaurantes en todo el mundo.

So perhaps it's not surprising that as the latest CEO to appear on " Undercover Boss," Wiederhorn took to heart the troubles that an employee reported at a Mesa, Ariz., franchise. Posing as "Myron Leeds," a former real estate agent appearing on a "second chances" reality show, Wiederhorn visited the Fatburger restaurant and found that the franchise was a mess.

Angelica, an assistant manager, showed that the faucets in the kitchen couldn't be turned off. Sales were at an all-time low too, Wiederhorn conceded on-camera. And to top it off, the franchise -- which is part of a company that brings in $100 million in revenue a year and is looking to expand to 200 more locations -- has failed to pay its workers. "By the time we get our paychecks, there's no money in the bank," Angelica reported to "Leeds." (As seen in the video above.)


While speaking to "Leeds" during a break outside the franchise, Angelica also described in detail the problematic culture at her workplace. "The only time we see the owner is when something is broken," she told him. There's no positive reinforcement: The manager "doesn't come around see how we're doing." And then the ultimate blow in Angelica's list of grievances: "It's like I am working for you -- but why?"

Wiederhorn, for his part, seemed to take the criticism seriously. So in the reveal at the end of the show, he took the extraordinary step of inviting Angelica's manager, franchise owner Marcus, onto the set. And Marcus didn't put up a fight. "I don't want to let you down anymore," he told the assistant manager.

As a way of helping to boost the franchise, Wiederhorn told Marcus that he'd forgive a debt of around $50,000 that he owed him. And then he also told Angelica that he would pay for her tuition so that she could attend nursing school, as well as give her a $10,000 bonus toward a honeymoon. (She's barely been able to take a vacation in the two-plus years she's been with Fatburger, which is about the same time that she's been married.)

Such showdowns between workers and managers are central to of the DNA of "Undercover Boss," now well into its fourth season. But most of the time they are between the workers and the CEO. Sometimes they are initiated by the boss, as when Checkers and Rally's CEO Rick Silva decided on the spot to shut down a poor-performing branch in Florida, then gave its workers a stern lecture. At other times, the showdowns are initiated by the workers themselves, as when Philly Pretzel CEO Dan DiZio forgot that he already had met with one husband-and-wife team of franchise owners, and they had to remind him of the meeting.

Wiederhorn's choice to side with and advocate for his worker against middle management was a rare moment on the show. Less rare was what happened during Wiederhorn's other site visits on the episode.

As was the case with DiZio of Philly Pretzel, Wiederhorn was outed during his first site visit to a franchise in Sherman Oaks, Calif., close to the company's headquarters. Val, who's worked in the business of making hamburgers for 29 years, put it bluntly: "You look like the president of Fatburger . like a brother." Wiederhorn couldn't help but out himself.

And the generosity of the boss, which some critics of the show deride as a public relations ploy, was also on display. During one site visit, Wiederhorn worked with Ramon as a baker technician in Carson, Calif., which basically involves assessing the quality of buns at a company warehouse.


'Undercover Boss': Fatburger CEO Andy Wiederhorn Finds Franchise Half-Cooked

Andrew "Andy" Wiederhorn knows a thing or two about second chances. After becoming a millionaire before the age of 30, Wiederhorn pleaded guilty to tax return fraud charges and spent 14 months in jail. Since then, he became CEO of Fatburger, the Los Angeles-based fast food chain and turned it into a sizzling enterprise, with 150 restaurants worldwide.

So perhaps it's not surprising that as the latest CEO to appear on " Undercover Boss," Wiederhorn took to heart the troubles that an employee reported at a Mesa, Ariz., franchise. Posing as "Myron Leeds," a former real estate agent appearing on a "second chances" reality show, Wiederhorn visited the Fatburger restaurant and found that the franchise was a mess.

Angelica, an assistant manager, showed that the faucets in the kitchen couldn't be turned off. Sales were at an all-time low too, Wiederhorn conceded on-camera. And to top it off, the franchise -- which is part of a company that brings in $100 million in revenue a year and is looking to expand to 200 more locations -- has failed to pay its workers. "By the time we get our paychecks, there's no money in the bank," Angelica reported to "Leeds." (As seen in the video above.)


While speaking to "Leeds" during a break outside the franchise, Angelica also described in detail the problematic culture at her workplace. "The only time we see the owner is when something is broken," she told him. There's no positive reinforcement: The manager "doesn't come around see how we're doing." And then the ultimate blow in Angelica's list of grievances: "It's like I am working for you -- but why?"

Wiederhorn, for his part, seemed to take the criticism seriously. So in the reveal at the end of the show, he took the extraordinary step of inviting Angelica's manager, franchise owner Marcus, onto the set. And Marcus didn't put up a fight. "I don't want to let you down anymore," he told the assistant manager.

As a way of helping to boost the franchise, Wiederhorn told Marcus that he'd forgive a debt of around $50,000 that he owed him. And then he also told Angelica that he would pay for her tuition so that she could attend nursing school, as well as give her a $10,000 bonus toward a honeymoon. (She's barely been able to take a vacation in the two-plus years she's been with Fatburger, which is about the same time that she's been married.)

Such showdowns between workers and managers are central to of the DNA of "Undercover Boss," now well into its fourth season. But most of the time they are between the workers and the CEO. Sometimes they are initiated by the boss, as when Checkers and Rally's CEO Rick Silva decided on the spot to shut down a poor-performing branch in Florida, then gave its workers a stern lecture. At other times, the showdowns are initiated by the workers themselves, as when Philly Pretzel CEO Dan DiZio forgot that he already had met with one husband-and-wife team of franchise owners, and they had to remind him of the meeting.

Wiederhorn's choice to side with and advocate for his worker against middle management was a rare moment on the show. Less rare was what happened during Wiederhorn's other site visits on the episode.

As was the case with DiZio of Philly Pretzel, Wiederhorn was outed during his first site visit to a franchise in Sherman Oaks, Calif., close to the company's headquarters. Val, who's worked in the business of making hamburgers for 29 years, put it bluntly: "You look like the president of Fatburger . like a brother." Wiederhorn couldn't help but out himself.

And the generosity of the boss, which some critics of the show deride as a public relations ploy, was also on display. During one site visit, Wiederhorn worked with Ramon as a baker technician in Carson, Calif., which basically involves assessing the quality of buns at a company warehouse.


'Undercover Boss': Fatburger CEO Andy Wiederhorn Finds Franchise Half-Cooked

Andrew "Andy" Wiederhorn knows a thing or two about second chances. After becoming a millionaire before the age of 30, Wiederhorn pleaded guilty to tax return fraud charges and spent 14 months in jail. Since then, he became CEO of Fatburger, the Los Angeles-based fast food chain and turned it into a sizzling enterprise, with 150 restaurants worldwide.

So perhaps it's not surprising that as the latest CEO to appear on " Undercover Boss," Wiederhorn took to heart the troubles that an employee reported at a Mesa, Ariz., franchise. Posing as "Myron Leeds," a former real estate agent appearing on a "second chances" reality show, Wiederhorn visited the Fatburger restaurant and found that the franchise was a mess.

Angelica, an assistant manager, showed that the faucets in the kitchen couldn't be turned off. Sales were at an all-time low too, Wiederhorn conceded on-camera. And to top it off, the franchise -- which is part of a company that brings in $100 million in revenue a year and is looking to expand to 200 more locations -- has failed to pay its workers. "By the time we get our paychecks, there's no money in the bank," Angelica reported to "Leeds." (As seen in the video above.)


While speaking to "Leeds" during a break outside the franchise, Angelica also described in detail the problematic culture at her workplace. "The only time we see the owner is when something is broken," she told him. There's no positive reinforcement: The manager "doesn't come around see how we're doing." And then the ultimate blow in Angelica's list of grievances: "It's like I am working for you -- but why?"

Wiederhorn, for his part, seemed to take the criticism seriously. So in the reveal at the end of the show, he took the extraordinary step of inviting Angelica's manager, franchise owner Marcus, onto the set. And Marcus didn't put up a fight. "I don't want to let you down anymore," he told the assistant manager.

As a way of helping to boost the franchise, Wiederhorn told Marcus that he'd forgive a debt of around $50,000 that he owed him. And then he also told Angelica that he would pay for her tuition so that she could attend nursing school, as well as give her a $10,000 bonus toward a honeymoon. (She's barely been able to take a vacation in the two-plus years she's been with Fatburger, which is about the same time that she's been married.)

Such showdowns between workers and managers are central to of the DNA of "Undercover Boss," now well into its fourth season. But most of the time they are between the workers and the CEO. Sometimes they are initiated by the boss, as when Checkers and Rally's CEO Rick Silva decided on the spot to shut down a poor-performing branch in Florida, then gave its workers a stern lecture. At other times, the showdowns are initiated by the workers themselves, as when Philly Pretzel CEO Dan DiZio forgot that he already had met with one husband-and-wife team of franchise owners, and they had to remind him of the meeting.

Wiederhorn's choice to side with and advocate for his worker against middle management was a rare moment on the show. Less rare was what happened during Wiederhorn's other site visits on the episode.

As was the case with DiZio of Philly Pretzel, Wiederhorn was outed during his first site visit to a franchise in Sherman Oaks, Calif., close to the company's headquarters. Val, who's worked in the business of making hamburgers for 29 years, put it bluntly: "You look like the president of Fatburger . like a brother." Wiederhorn couldn't help but out himself.

And the generosity of the boss, which some critics of the show deride as a public relations ploy, was also on display. During one site visit, Wiederhorn worked with Ramon as a baker technician in Carson, Calif., which basically involves assessing the quality of buns at a company warehouse.


Ver el vídeo: Undercover Boss - Buffets, Inc. S5 EP4 . TV Series (Octubre 2022).